Logotipo IMCA SPORT

Sin descripción.

3 de 4 Artículos

Rocío Medina, la forja de un destino anunciado

Han pasado ya muchos años desde que una entusiasmada niña se acercara por primera vez a una actividad que la marcaría profundamente y para siempre. Fue el Taekwondo, todo un camino a seguir, el que le brindaría las mejores experiencias y la forjaría como la gran triunfadora en la que se ha convertido hoy por hoy, pero sobre todo, como el admirable referente en el que actualmente fijar toda nuestra atención.

Los Comienzos

Allá por el año 1990, siendo una jovencísima niña, Rocío Medina Portillo comenzó su práctica en este antiguo arte marcial de la mano de su respetado y admirado maestro, Manuel García Romero, que le acompañaría en tan particular singladura hasta la actualidad, modelando y apoyando incondicionalmente a esa pequeña novel que fue y a esta gran persona que es.

Desde el principio y desde la antigua escuela Cheyukkwan (la actual IMCA Sport) fue su maestro quien le inculcó unos valores y un saber hacer que sería su sello identificativo. Porque, como sabemos, en la esfera de las artes marciales todos los aspectos positivos que este arte aporta al desarrollo de una persona quedan a merced de su maestro, ya que es en último término quien transmite los más profundos valores y actitudes ante la vida, pudiendo sacar todo lo peor o lo mejor de sus aprendices. En este caso quedó constancia, desde el primer momento, del buen hacer de su guía en este camino.


Apuntando maneras: llegan los primeros éxitos

Sólo tres años después de su iniciación en este bello arte, comenzó a apuntar maneras, así en 1993 debutó con medalla de plata en el Campeonato de Andalucía de Técnica Infantil de hasta 10 años. Inmediatamente un año más tarde, en el mismo campeonato, no sólo ganaría el metal más preciado sino que entraría por la puerta grande en el Campeonato de España, celebrado en Ciudad Real, obteniendo de nuevo la máxima condecoración.


Creciendo como campeona

En 1995 repetiría la gesta en el Campeonato de Andalucía y en el de España alcanzaría un metal en la categoría infantil de hasta 12 años. También en 1998 y 1999 obtendría la plata en la categoría de hasta 14 años y bronce en la Categoría Cadete en el de Andalucía.

Muchos fueron los años que disfrutó de las mieles del éxito mereciendo los máximos puestos como Infantil y Cadete. Sin embargo, la categoría de Adultos le reservaba una competencia feroz y en aumento, pero la campeona no se amilanaría, de hecho se creció ante estos nuevos retos. Justamente en el año 2000 entró en la Categoría de Adulto con excelentes resultados conquistando el oro en el Campeonato de Andalucía de Técnica Categoría Junior y colocándose en un loable noveno puesto en el Campeonato de España.

La madurez de una luchadora. Se consolida una campeona

Consecutivamente y durante largos años afianzó los primeros puestos en el Campeonato de Andalucía de Técnica de Adulto desde el año 2001 hasta la actualidad acumulando la extraordinaria cifra de 12 medallas de oro y 7 de plata. Siempre pisando el pódium en lo más alto en cada temporada, acaparando el primer puesto (Categoría Junior año 2001, Categoría Sub-21 año 2003, Categoría A años 2002, 2003, 2004, 2005, Trío Femenino año 2006, Categoría Senior años 2008, 2009, 2010, 2014 y en la categoría Pareja año 2014) y si no era posible tan alto honor sólo se conformaba con un segundo puesto (Categoría A año 2005, Categoría Senior años 2006, 2007, 2012 y en Trío Femenino en los años 2008, 2009 y 2010). Los resultados no podían ser mejores.


Mientras, otra historia distinta acontecía a nivel nacional, en donde en las categorías de adultos el nivel técnico mostraba ser muy alto y la competencia muy intensa y enconada. Aun así, Rocío exhibió todo su potencial obteniendo medalla de bronce en la Copa Ibérica de Técnica de Adulto de 2001 y logrando siempre estar entre los diez mejores de España, como revelan los magníficos resultados en los años 2001, 2002, 2003 y 2004 alcanzando un octavo puesto y un noveno en el año 2006.

Conocedora de sus capacidades y con la garra que la caracteriza, no se conformó sólo con estar entre las diez mejores. Paso a paso y con un silencioso y sacrificado esfuerzo acumuló la suficiente experiencia como para dominar el pódium nacional. Llegado el momento, tomó las riendas y marcó un antes y un después en el Open de Técnica de 2013 celebrado en Pamplona; fue allí donde dejó constancia de esa experiencia atesorada alzándose con la medalla de oro en Trío Femenino y dos bronces en la Categoría de Pareja e Individual.

Para que no quedara lugar a dudas, al año siguiente, pisaría lo más alto del pódium en el Campeonato de España de Técnica, celebrado en Oropesa del Mar, con un total de una medalla de oro en Trío femenino y dos de bronce en Pareja e Individual. Estos resultados la harían merecedora de competir entre los mejores del mundo en el Mundial de Poomsae de 2014, que se celebraría en Aguascalientes (México). El salto a la gloria estaba preparado…


Los frutos del sacrificio: Se consagra una campeona


Parecía que todo iba viento en popa en la consolidada carrera de la campeona, pero los obstáculos acechaban para ponérselo aún más difícil si cabe. Llegado el momento de demostrar al mundo entero de lo que era capaz en Aguascalientes, surgieron una serie de contrariedades, ajenas a ella, que ponían en riesgo su participación en el lance que la encumbraría a lo más alto.


Cuando una luchadora demostraba su valía una y otra vez con sangre, sudor y lágrimas, es lícito pensar que recibiría todo el apoyo de aquellas entidades a las que pertenece y a las que ha dado tanto esplendor y por tanto tiempo; sin embargo, en estos días tan tumultuosos en los que vivimos, algo tan mundano y material como es el dinero se convertiría en su mayor obstáculo: si quería participar contaba sólo con ella misma.

Es en este punto de la historia, una vez más, en el que su maestro Manuel García jugó un papel trascendental. Creyendo ciegamente en ella, dispuso todo lo necesario para no dejarla al albur del destino, permitiendo que su participación en el mundial se hiciera realidad aunando los esfuerzos de compañeros, familiares y amigos. Y como todos sabemos, detrás de esta campeona y su maestro existe una gran familia dentro y fuera de la escuela IMCA Sport, que respondió incondicionalmente ante este órdago otorgándole el protagonismo que la triunfadora merecía por derecho propio y a la que habían desamparado.

Lo que aconteció a continuación ya es historia, la veterana conquistadora debutó por primera vez en un mundial y de nuevo volvió a sorprender a propios y extraños alcanzando el pódium con medalla de bronce junto a sus compañeras de trío Desiré Márquez y Paqui Mates. El primer triunfo de Andalucía a nivel mundial de manos de estas tres osadas luchadoras. Toda una proeza que quedará grabada en nuestras retinas para siempre.


Para llegar hasta aquí, entereza y constancia, entre otras muchas virtudes, fueron el leitmotiv en toda su trayectoria, claves definitorias que marcarían su éxito. Y es de este modo como se inmortaliza una figura y se llena de gloria. Por supuesto, no ha sido un camino fácil, estamos hablando de alguien que se tomó muy en serio esta práctica, no como un simple ‘hobby’, sino como todo un estilo de vida, al que se entregó en cuerpo y alma. Y es esto lo que define las artes marciales, un sentido y una forma de hacer las cosas en las que el refinamiento y la mejora constante de uno mismo son su rúbrica.


El futuro

A pesar de todas estas adversidades, ¿Qué hubiera ocurrido si esos obstáculos se hubieran aliado con ella? ¿Hasta dónde hubiera llegado? ¿Estaríamos hablando de esta gran triunfadora muchísimo antes y de muchos más éxitos? ¿Quién sabe...? Quizás estos avatares hayan sido los artífices en los que se apoyó esta gran guerrera para sacar todo lo mejor y luchar contra esas fuerzas con mayor tesón y determinación.

Ahora que se han superado todas las barreras y que ha quedado rotundamente demostrado el despliegue técnico y artístico del que es capaz, sólo queda que los hados y avatares le sonrían y se pongan de su lado. Lo demás se hará y será historia...


El legado: Una maestra dentro y fuera del tapiz


Y después de esta gran epopeya, ¿qué otras gestas nos tendrá reservadas esta as de ases? Otra vez más… ¿Quién sabe? De momento, como no podía ser menos, una persona tan entregada y con un conocimiento tan profundo se ha convertido en una auténtica maestra en este venerable arte. Y su sapiencia no caerá en saco roto, pues hace tiempo que dio el paso de transmitir todo lo que sabe. Así, desde el año 2002 está instruyendo en la escuela IMCA Sport a sus alumnos y compañeros que están tomando nota y aprendiendo de la mejor. Esto supondrá que su saber será legado a las siguientes generaciones de taekwondistas, que tendrán todo un modelo y referente al que emular. No cabe duda que toda una cantera de futuros campeones se está gestando.

Para su escuela y maestro Manuel García supondrá el reconocimiento a su labor y el aval representativo del taekwondo más genuino y tradicional al que podemos aspirar, porque no debemos olvidar que en este tipo de competiciones lo que se pone en juego es la práctica de los aspectos más fundamentales de este arte marcial, siendo los Poomsaes su raíz y máxima expresión. Pupila y Maestro nos ha dado todo un recital del más puro y verdadero taekwondo y, por supuesto, esto no quedará aquí, esto es sólo el principio...


Autor: Rafael León, publicado el lunes, 24 de noviembre de 2014.

Más fotos

Más enlaces

3 de 4 Artículos

Centro Deportivo IMCA Sport Ciudad Aljarafe, Conjunto 21. Mairena del Aljarafe (Sevilla), España. CP 41927
Tel. y Fax 954 76 49 64
e-mail: contacto@imcasport.es
Boletín IMCA SPORT

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibe de manera rápida y cómoda todas nuestras noticias y eventos a tu cuenta de correo.

Suscribirse al boletín

  • Hacemos Campeones
  • World Taekwondo Federation
  • European Taekwondo Union
  • Real Federación Española de Taekwondo
  • Federación Andaluza de Taekwondo

© IMCA Sport , todos los derechos reservados. Powered by Sinapsis Projects®Powered by Sinapsis Projects®